¿Cuándo se necesita una silla de ruedas?

Hay muchas razones por las que alguien puede necesitar una silla de ruedas. Puede ser temporal, como después de un accidente, o permanente, como a causa de una enfermedad degenerativa. Si crees que necesitas una, puede ser difícil saber por dónde empezar. Este artículo te ayudará a entender qué se necesita para conseguir una silla de ruedas y cómo elegir la más adecuada para tus necesidades.

Un médico escribirá una carta indicando que es médicamente necesario.

Para que pueda optar a una silla de ruedas, su médico deberá redactar una carta en la que se indique que es médicamente necesaria. La carta debe indicar lo siguiente:

  • Nombre, dirección y fecha de nacimiento del paciente.
  • La razón por la que necesita la silla de ruedas (por ejemplo, porque tiene dificultades para caminar largas distancias o debido a un dolor de rodilla). Si procede, incluya cualquier otra limitación de movimiento que pueda dificultar el uso del transporte público. También puedes mencionar si hay alguna condición que les impida utilizar el transporte público, como la claustrofobia o los ataques de ansiedad al viajar en espacios abarrotados como el metro o los autobuses.
  • Con qué frecuencia necesitarán el acceso a lo largo de la semana (por ejemplo, 5 días a la semana) y/o qué condiciones médicas requieren este nivel de uso (por ejemplo, lesión de la médula espinal).

Medicare y Medicaid sólo cubrirán un dispositivo si un médico escribe una carta recomendándolo como «médicamente necesario». El médico debe escribir una carta en la que se indique que es médicamente necesario. La carta debe llevar el membrete del médico. La carta debe indicar la condición médica específica, las razones por las que necesita la silla de ruedas u otro dispositivo de movilidad, el tiempo que ha estado utilizando su equipo de movilidad actual y por qué necesita reemplazarlo después de tantos años.

Consulte con su compañía de seguros y pregúnteles si pagarán por uno.

Lo primero que tienes que hacer es consultar a tu compañía de seguros y preguntarles si te van a pagar una. Por desgracia, no todas las compañías de seguros están dispuestas a pagar las sillas de ruedas. Es mejor saberlo antes de salir a comprar una silla de ruedas en una tienda de suministros médicos o en un comercio online.

Si tu seguro cubre el coste de la silla de ruedas, ¡fantástico! Siempre puedes utilizar estos consejos para buscar la mejor oferta de precios. Sin embargo, si tu seguro no cubre el coste de la compra de una silla de ruedas o un scooter, es posible que tengas que pagarlo de tu bolsillo

Decide dónde necesitas usar la silla de ruedas y dónde la guardarás cuando no la uses.

Una vez que hayas decidido comprar una silla de ruedas, tienes que decidir dónde la vas a utilizar y dónde la vas a guardar cuando no la uses.

Guarda la silla de ruedas en un lugar de fácil acceso. Deberías poder llegar a ella con rapidez y facilidad para que, si alguien necesita ayuda, pueda alcanzar la silla de ruedas lo antes posible. Si esto no es posible, considera la posibilidad de guardar la silla de ruedas en otro lugar hasta que la necesites.

Mantén la silla alejada de otros objetos de la casa, como juguetes o equipos deportivos, y sepáralos unos de otros para que no haya riesgo de que se dañen al moverlos. Si es posible, mantén la silla de ruedas en una zona lo suficientemente cercana como para que alguien pueda ayudar a subir o bajar de la silla cuando sea necesario sin tener que alejarse demasiado de donde estaba trabajando antes de necesitar ayuda.»

Compra una silla de ruedas robusta, bien construida y moderna que se adapte a tus necesidades diarias y a tus hábitos de viaje.

Hay muchos factores que hay que tener en cuenta a la hora de comprar una silla de ruedas. Es importante encontrar una que sea cómoda y fácil de usar, así como una que satisfaga todas tus otras necesidades y hábitos de vida.

Antes de comprar una silla de ruedas nueva, debes asegurarte de que es lo suficientemente robusta para tu peso y tamaño. El armazón debe ser de metal (no de plástico), ya que puede soportar más tensión al desplazarse por terrenos irregulares o caminos fuera de la carretera. Si piensa utilizar la silla de ruedas para largas distancias, busque una con ruedas grandes de al menos 20 cm de diámetro; cuanto mayor sea el tamaño de las ruedas, más suave será el desplazamiento sobre superficies irregulares como caminos de tierra o grava.

El siguiente paso es averiguar la facilidad con la que se pliega la silla para poder guardarla cuando no se utilice; esto facilitará mucho las cosas cuando se viaje con amigos o familiares que puedan necesitar ayuda para transportarla por la ciudad cada día. Algunas empresas ofrecen garantías para sus sillas plegables, lo que significa que garantizan que si algo va mal en un plazo determinado después de la compra, lo arreglarán sin coste alguno (normalmente en un plazo de 90 días).

Pide ayuda a un vendedor con experiencia en sillas de ruedas.

Pide ayuda a un distribuidor de sillas de ruedas con experiencia.

Pide ayuda a un usuario de silla de ruedas.

Pide ayuda a un amigo o familiar.

Pídele al médico que escriba la carta.

Prueba varios tipos de sillas de ruedas para encontrar la que mejor se adapte a ti.

  • Probar varios tipos de sillas de ruedas para encontrar la que mejor se adapte a ti.
  • Averigua si tu seguro cubre los costes de la silla de ruedas y, si no, cuánto te costará de tu bolsillo (los precios pueden oscilar entre 500 y 10.000 dólares).
  • Compara precios. Hay muchos modelos y marcas diferentes, así que asegúrate de comparar los precios en varios establecimientos antes de hacer la compra.

Conseguir una silla de ruedas es un trabajo duro, pero se puede hacer

A la hora de decidir si necesita o no una silla de ruedas, es importante recordar que cada persona es diferente. Algunas personas no necesitarán nunca una, mientras que otras pueden encontrarla inestimable.

También es importante tener en cuenta que hay muchos tipos de sillas de ruedas y que sólo sus necesidades determinarán cuál es la mejor para usted. Prepárese para investigar un poco antes de comprar una, así como para hablar con su médico y su compañía de seguros sobre qué tipo se adapta mejor a sus necesidades.

Una vez que haya acotado el campo, pruebe varios tipos de sillas de ruedas para poder elegir la que mejor se adapte a su estilo de vida y a sus hábitos de viaje. Recuerde que algunos modelos son más adecuados para recorrer largas distancias que otros; si esto es lo que más le interesa, elija en consecuencia.

Por último, no te olvides de obtener la ayuda de un vendedor experto que pueda guiarte en todas las etapas de la elección de una silla de ruedas, ¡ayudándote en todo momento!

Conclusión

Si tienes dudas sobre cómo conseguir una silla de ruedas, lo mejor es que empieces por hablar con tu médico. Ellos podrán redactar una carta de recomendación en la que se indique que es médicamente necesaria y proporcionar información sobre el tiempo que recomiendan utilizar una. La siguiente parada sería Medicare o Medicaid, si cubren este tipo de dispositivo. Si no es así, compruebe con su compañía de seguros si lo cubren antes de comprar uno de otra fuente, como Walmart o Target.

Deja un comentario